• Equipo IDECOM

La Publicidad y el Marketing, ¿profesiones desvalorizadas?


Meses atrás conversando con un amigo dejó plantada una idea en mi cabeza que no me la he podido sacar. Él, un abogado prominente algunos años mayor que yo que me comentaba como con más de 30 años decidió cambiar de profesión; se había graduado en Marketing y se “desencantó”, así que tomó el valor para estudiar abogacía y terminar la carrera, a pesar de su edad y con esposa e hijos que mantener.


La razón que me comentó fue tajante: “Cuando eres abogado, la experiencia te da respeto y mayor valor al envejecer; mientras que en el marketing te vas quedando viejo y las empresas ya no te quieren contratar”, obviamente esta aseveración trajo muchas connotaciones para mí y, aclarando que no es tan sencillo afirmarla, la misma se quedó dándome vueltas una y otra vez.


Pero, ¿cuál es la verdad de esa premisa?.


Hay puntos que aunque duelan son ciertos: como que cada día es normal encontrar cientos de cursos de “marketing digital” cuya promesa es que en pocas horas te convertirás en un experto en el tema o pseudo profesionales que a costo de nada ofrecen servicios que incluyen: “estrategia”, diseño, community manager, pauta, un gato, un huevo Kinder y hasta un carro último modelo.


Pero, ¿realmente en un curso de par de horas se puede aprender sobre estrategia, manejo profesional de pautas, marketing de contenidos, redacción, creatividad, community manager, diseño gráfico, etc.?, ¿acaso se entiende que el marketing es solo el manejo de redes sociales? Y dentro de esto, ¿dónde quedan los publicistas?, ¿la experiencia no es valorada?.


La parte más lamentable de todo esto termina siendo, una profesión que queda totalmente desvalorizada y profesionales que nos enfrentamos a una especie de prostitución de los servicios: en un mercado en el cual a la mayoría de clientes o empresas les importa más el valor que deben pagar por los servicios que la experiencia de la agencia o el personal que tienen en la misma, así mismo muchas prefieren contratar “profesionales” freelance, y ninguna se da el tiempo de investigar si alguno de esas personas tienen experiencia, los estudios necesarios y los conocimientos adecuados para que sus campañas sean exitosas.


Muchas pymes, emprendedores y algunas empresas grandes, como dije antes, prefieren pagar menos y dan casi nula importancia a la experiencia, ¿los resultados?, pues como es de esperar son pésimos, en algunos casos y por un tema de suerte más que otra cosa, podrán tener resultados moderados a corto plazo, pero resultados numéricos engañosos que no son sostenibles en el tiempo. Y eso por no hablar de los daños ocasionados a su reputación, manejo de identidad corporativa, comunicación mediocre, estrategias inexistentes y sobre todo resultados sostenibles y medibles a largo plazo.


¿Esto es culpa de las empresas/emprendedores o de los “profesionales”?, en un mercado como el nuestro es difícil culpar solo a las empresas, puesto que, en una economía resquebrajada es normal intentar conseguir el “mismo servicio” a menor costo; tampoco sería justo culpar en su totalidad a las personas que en su afán de conseguir un trabajo honesto pagan por los mencionados cursos y obviamente no tendrán la capacitación ni el conocimiento adecuados para cumplir las expectativas de las empresas que los contraten ni las propias. La realidad es que, aunque hay una mezcla de factores para lo que he comentado en este artículo he llegado a la dolorosa conclusión de que sí, ¡la profesión está desvalorizada!. En muchas otras profesiones la experiencia es un sinónimo de seguridad y garantía: doctores, abogados, ingenieros en sistemas, etc., no es lo mismo un doctor joven que uno que tenga años en su profesión. Pero parece que esto no es así en el marketing ni la publicidad, donde mientras más joven y menos experiencia tengas puedes ser un “mejor profesional” y hasta más valorado.


Si te apasiona realmente sabes que trabajar en la misma será un placer; con esfuerzo, dedicación y algo de suerte podrás conseguir un buen trabajo y ser valorado conforme pasen los años, pero muy probablemente te encontrarás con muchos “profesionales” que ofrecerán muchos de los servicios a un precio totalmente irrisorio y con lo quizá sea imposible competir.

 

Leo Yencón G. 09 8700 5300

79 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo